Valores

La música es vida

La música es parte de nuestro ser. Desde el mismo momento del nacimiento, somos capaces de percibir el mundo que nos rodea a través de nuestros sentidos. Es imposible desligar el fenómeno sonoro de nuestras vidas. Vivimos haciendo música, aunque a veces no seamos conscientes de que la estamos haciendo. Tenemos que eliminar los estigmas que la sociedad actual nos han impuesto. Es muy popular aquello de que “yo no tengo oído…”, o “si es que tengo una zapatilla en frente de la otra…” Es mentira.

TODAS LAS PERSONAS pueden aprender música. Hay un dicho popular que dice “Si puedes andar, puedes bailar. Si puedes hablar, puedes cantar”.

Hagámoslo realidad.

 

La música es lenguaje de cambio e innovación.

El lenguaje de la música es vivo, fluye, cambia, se adapta, se reinventa. Afortunadamente, no es un sistema cerrado. Sin embargo, hay muchas voces, especialmente desde el sector de la educación tradicional, que no contemplan su carácter innovador, sus cambios, sus novedades, sus diferencias culturales. Nos intentan convencer de que solo a través del estudio de un sistema de notación cerrado aprenderemos el lenguaje de la música. Y solo, tienen en cuenta una ínfima parte de la historia del lenguaje musical. Sin embargo, la realidad es muy diferente, las personas demandan poder expresarse libremente, experimentando la música buscando sus propias necesidades artísticas.

La música es lenguaje de transformación social.

La música es parte importante en los procesos de transformación de la sociedad. Recordemos, como sin ir más lejos ha evolucionado la sociedad y el mundo de la música desde la llegada de “The Beatles” o “Rolling Stones”. Igualmente, si vamos retrocediendo en el tiempo podemos comprobar como cada evolución del lenguaje, del estilo ha ido de la mano de cambios profundos en la sociedad humana. Por tanto, no debemos olvidar que tenemos una fuente poderosa de transformación, de evolución y debemos ser responsables de su uso.